Francesco Tonucci (bai, berriz ere) (03) | Francesco Tonucci (sí, otra vez)


Lehen ere hitzegin dugu italiar psikopedagogo eta marrazkilari den Francesco Tonucci-ri buruz, eta ez gara nekatzen. Horrenbeste zentzuzko hitz, bata bestearen atzetik entzuteak mesede egiten du. Bai horixe!

Hitzaldi hau Donostian 2013ko maiatzean Hik-Hasik antolatutako Herri hezitzailea, eskola herritarra ekimenaren parte da.

No es la primera vez que hablamos del psicopedagogo e ilustrador italiano Francesco Tonucci, pero no nos cansamos de escucharle. Escuchar palabras sensatas siempre viene bien. Gracias!

Esta conferencia tuvo lugar en Donostia, en mayo de 2013, dentro de la iniciativa Herri hezitzailea, eskola herritarra, organizada por Hik-Hasi.

Un pensamiento en “Francesco Tonucci (bai, berriz ere) (03) | Francesco Tonucci (sí, otra vez)”

  1. Estupenda reflexión, como todas las que nos regala Tonucci. Toda una interpelación a nuestra percepción de ser ciudadano. Estimulante la cita de Agustín de Hipona. Si la recreamos podemos afirmar que la esperanza se reemplaza por la resignación cuando se abandonan la ira y la valentía en la defensa de las causas justas, como lo es tomar partido por los derechos de los niños. Y tampoco conviene olvidar que compartir la ciudad con los niños no es sólo una acción justa, sino que es una medida necesaria para salvar la ciudad, para salvarnos todos, de la deshumanización creciente de un urbanismo y una idea de ciudad que ha perdido la medida humana y su razón democrática. La reflexión pedagógica de Tonucci no sólo nos ayuda a discernir mejor la democracia de la demagogia, sino que pone en evidencia el binomio entre educación y política. La referencia al maestro de Agustín, Platón, es aquí obligada, porque no se puede hacer ciudad sin educar al ciudadano desde que es una niña o un niño, implicándolo en los asuntos de la ciudad y corresponsabilizándolo en los mismos asuntos en tanto que es ineludiblemente parte afectada. La ciudad es el espacio educativo por excelencia y buena parte de los problemas que vivimos hoy en día en nuestras ciudades es porque se ha omitido su función educativa. Nuestras ciudades están llenas de violencia simbólica (y también física) contra los niños, con prohibiciones y restricciones a la ocupación por su parte del espacio público. Una violencia que genera un círculo vicioso de conflicto entre hijos y padres y madres, que alimenta una espiral de mayor control por parte de los adultos a costa de la libertad y autonomía de los menores. En el fondo, como nos llama la atención Tonucci, nuestro principal problema como adultos es que no escuchamos a los niños ni observamos los principios por los que se mueven, siendo el fundamental la búsqueda del placer, lo que entraña siempre un riesgo. Si les permitiésemos ocupar con sus juegos nuestros barrios, si no impusiéramos sin más nuestros intereses mezquinos y artificiales a su espontánea y natural conducta, si construyéramos nuestra ciudadanía desde el respeto, la tolerancia y la paciencia, seguramente no sólo serían más felices los niños, sino también nosotros.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s