Zure ahotsa | Tu voz (4): Esfínteres: control y autoritarismo.


Ainara Egigurenek Laura Gutman-en artikulu hau bidali digu haurren esfinter kontrolari buruz. Uda iristen denean asko eta asko dira haurrari pixoihala kentzeko saiakera egiten duten gurasoak. Baina, uda izan arren, ume hori prest al dago gai honi aurre egiteko? Bai, badakigu errazagoa dela udaran, erropa gutxiago daukate soinean, bero egiten du,… Baina haurraren garapenarekin zerikusia duen zerbait dela deritzogu. Zein da zuen esperientzia gai honetan? Ikas dezagun elkarrekin…

Ainara Egiguren nos envía este interesante artículo de Laura Gutman sobre el control de esfínteres en los niños. Cada vez que llega el verano muchos padres pretenden quitar el pañal a sus hijos. Pero, aunque sea verano, ¿está ese niño preparado para afrontar este tema? Sí, sabemos que es más fácil en verano, que llevan menos ropa y hace calor,… Pero creemos que tiene que ver con su desarrollo. ¿Cuál ha sido vuestra esperiencia en este tema? Aprendamos junt@s…

Uda honetan nire semeari, Ekineri, pardela kentzeko asmoa neukan. Denek gomendatu didate udan egitea; arropak sikatzeko eguraldi aproposa, katarrorik ez hartzeko ipurdi buztiarekin,… Ta erabakia hartua nuenean (nolakoa da bizitza!), honako artikulua iritzi zait emailara. Oso interesgarria iruditu zait eta zuekin konpartitu nahi izan dut. Ia zer iruditzen zaizuen zuei:


Esfínteres: control y autoritarismo

Si estuviéramos en una isla desierta con nuestros niños, y contempláramos al bebé humano, con la misma celeridad con la que observamos a los animales, constataríamos que el control de esfínteres real se produce mucho más tardíamente de lo que nuestra sociedad occidental tiene ganas de esperar. Lamentablemente, en lugar de examinar cuidadosamente cómo suceden las cosas, elaboramos teorías que luego pretendemos imponer esperando que funcionen.

Hemos impuesto a los niños el control de esfínteres alrededor de los dos años de edad, con lo que este tema se ha convertido en todo un problema. Si observáramos sin prejuicios el proceso natural, estaríamos ante la evidencia de que los niños humanos la realizan después de los tres años, algunos después de los tres años y medio, o incluso después de los cuatro años. ¡Qué importa!

Sin embargo los adultos -sin pedir permiso a los niños-  ¡Les sacamos los pañales mucho antes! Esto significa que les arrebatamos el sostén, la contención, la seguridad, el contacto, el olor, agregándoles la exigencia de una habilidad para la cual no están aún maduros. Que el niño nombre “pis” o caca” no significa que cuente con la madurez neurobiológica para controlar dicha función.

Sacar los pañales  porque “llegó el verano”, decidir que ya tiene dos años y tiene que aprender,  responde a la incomprensión de la especificidad del niño pequeño y de la evolución esperable de su crecimiento. Cabe preguntarnos  porqué los adultos estamos tan ansiosos  y preocupados por la adquisición  de esta habilidad,  que como otros aspectos en el desarrollo normal de los niños, llegará a su debido tiempo, es decir cuando el niño esté maduro.

Controlar esfínteres no se aprende por  repetición, como leer y escribir. Se  adquiere naturalmente cuando se está listo, como la marcha o el lenguaje verbal.

Ahora bien, si no estamos dispuestas a rendirnos ante la sabiduría del tiempo interno de cada niño,  las mamás lucharemos contra los pis que se escapan, las bombachas y calzoncillos mojados, las sábanas y colchones al sol, los pantalones interminables para lavar, mientras acumulamos rencor, hastío y mal humor en la medida que creamos que nuestros hijos “deberían haber ya aprendido”. En cambio, si dejamos a los niños en paz, después de los tres años, o cerca de los cuatro años, (sin olvidar que cada niño es diferente) simplemente un día estará en condiciones de reconocer, retener, esperar, ir al baño, sin más trauma y sin más vueltas que lo que es: controlar con autonomía los esfínteres.

A mi consultorio llegaron durante años niños con problemas de enuresis de 5, 6, 7, 8 años e incluso de mayor edad. La mayoría de ellos, se hacen pis sólo de noche, mientras duermen. Invariablemente les han sacado los pañales alrededor de los dos años. Los casos de enuresis son muy frecuentes, pero habitualmente no nos enteramos porque de eso no se habla. Total quedan como secretos de familia. He comprobado que cuando las mamás aceptan mi sugerencia de volver a ponerles pañales (caras de horror), los niños los usan el mismo lapso de tiempo que hubiesen necesitado desde el momento en que se los sacaron hasta que hubiesen podido controlar esfínteres naturalmente. Como si recuperaran exactamente el mismo tiempo que les fue quitado. Y luego, sencillamente se acaba el “problema”. Hay padres que opinan que “es contradictorio volver a poner un pañal una vez que se tomó la decisión de sacarlo”. En realidad en la vida probamos, y damos marcha atrás si es necesario y saludable. Simplemente diremos: “creí que estabas listo para controlar los esfínteres, pero obviamente me equivoqué. Te voy a poner el pañal para que estés cómodo, y cuando seas un poco mayor, estarás en mejores condiciones para lograrlo”. Es sólo sentido común. Se alivian las tensiones y finalmente el control de esfínteres se encausa.

Los niños -frente a la demanda de los adultos- hacen grandes esfuerzos para controlar sus esfínteres, pero  ante cualquier dificultad emocional -por pequeña que sea-  se derrumba el esfuerzo desmesurado y se escapa el pis. Luego vienen las interpretaciones: “me tomó el tiempo”,  “me lo hace a propósito”, “él sabe controlar pero no quiere”.

Entiendo la presión social que sufrimos las mamás.  Hay jardines de infantes que no aceptan niños en salas de tres años con pañales. Hay pediatras, psicólogos, y otros profesionales de la salud, además de suegras, vecinas y amigos bienintencionados que opinan y se escandalizan. Pero es posible sortearla con un poquito de imaginación: los pañales son descartables, baratos y anatómicos, lo que les permite a los niños ir a jugar, ir a un cumpleaños, al jardín, sin tener que pasar por la humillación de mojarse en todos lados. Hay quienes no quieren ir al jardín a causa de la probabilidad de hacerse pis. Otros se vuelven tímidos, otros especialmente agresivos mojando cuanta alfombra encuentran a su paso.

Por otra parte, hacer “pis” no es lo mismo que desprenderse de la “caca”.  Muchos niños que controlan perfectamente el pis, piden el pañal para hacer caca.  Es importante que les ofrezcamos lo que están pidiendo, porque nadie pide lo que no necesita. ¿Cuál es el motivo para negárselo?

Yo espero humildemente que alguna vez  nos demos cuenta del grado de violencia que ejercemos contra los niños, envueltos en exigencias que no pueden  satisfacer y que se transforman luego en otros síntomas (angustias, terrores nocturnos, llantos desmedidos, enfermedades, falta de interés) que hemos generado los adultos sin darnos cuenta.

Acompañar a nuestros hijos es aceptar los procesos reales de maduración y crecimiento.

Y si sentimos rechazo por algún aspecto, entonces preguntémosnos qué nos pasa a nosotros con nuestros excrementos, nuestros genitales y nuestras zonas bajas que nos producen tanto enojo. Dejémoslos crecer en paz.  Alguna vez, cuando sea el momento adecuado controlarán sus esfínteres naturalmente, así como una vez pudieron reptar, gatear, caminar, saltar, trepar  y ser hábiles con sus manos. No hay nada que modificar, salvo nuestra propia visión.

Laura Gutman

10 pensamientos en “Zure ahotsa | Tu voz (4): Esfínteres: control y autoritarismo.”

  1. Mila esker, Ainara. Oso artikulu interesgarria da.
    Guk esperientzia gutxi daukagu gai honekin. Añesek ia 3 urte zituela, haurreskolan pixoihala beti lehor edukitzen zuela eta, kentzera animatu gintuzten. Beraientzat jolas bat zen komunean eseri eta pixa egitea. Halaxe egin genuen. Kakarekin piskat zailagoa izan zen, baina denetara 3 edo 4 aldiz busti edo zikindu zituen galtzak. Ez ginen bi urterekin saiatu ere egin: ez zegoen prest (ez eta gu ere). Ingek eskatzen du pixa eta kaka egitea, baina soilik ahizpa ikusten duelako. Ez du, oraindik, kontrol arrastorik. Ia beste norbaiten esperientzia lagungarriagoa egiten zaigun…

  2. Uff, Oñak urtebete baino ez du oraindik, baina eskerrik asko Ainara, oso artikulu interesgarria eta ederra. Kaka eta pixaz baino zerbait gehiagoz ari da berbetan ezta?

  3. Gu ere gure seme zaharrenari aurtengo udan pardela kentzekoak gara, Ainarak dioen arrazoi berdinengaitik. Berak udan 3 urte egingo ditu. Dena den arrazoi nagusiena ondorengoa da: 3 urteko gelara pardel gabe joan behar dela. Batzutan zaila da bakoitzak bere erabakiak hartzea, gizarteak edota gizarteratzeak (eskolatzeak kasu honetan) pauta batzuk markatzen dituelako…… artikulua oso interesgarria!!! eskerrik asko!!

  4. Oso antzerako artikulua aurkitu dut hemen: http://www.crianzanatural.com/art/art44.html
    Nire ustez arazoak geuk bilatzen ditugu. Haurrek beti (bai, BETI) arrazoi dute. Arazoa al da 4 hilabeteko haurtxo batek gau osoa lo ez egitea? Ez, arazoa guretzat da, behar hori dugulako. Arazoa al da 6 hilabeteko haurrak purerik nahi ez izatea? Ez, arazoa guk (edo gizarteak) sortzen dugu, titia eman ezin diogulako lanera joan behar dugula eta. Haurreskolak, garai batetan, 6 urterarte ziren; gero, 3 urterarte. Orain, berriz, 2 urterarte soilik. Guzti hori ikastetxeek sortu eta gizarteak (eta gobernuak) onartutako arazo bat da: gure haurrak ez daude horretarako prest, baina egon beharra daukatenez egoerak behartzen ditugu eta arazoak sortzen.
    A ze txapa… Sorry!

  5. Gu hasi gara poliki poliki Anderrekin. Urrian 3 urte egingo ditu eta datorren kurtsoan pardel gabe joan behar du ikastolara. Etxera joaten garenean pardela kentzen diogu berak eskatuta (oso pozik dabil pardel gabe) baina oraindik ez dago prest. Eskatzen hasi da batez ere txixa, nohizbehinka kaka ere egiten du komunian eta ni emozionatuta uste izan dut prest dagoela… baina ez. Beste batzutan lasai asko, gainean egiten du…garbitu eta kito, ea udarako prest dagoen. Malenekin errazagoa izan zen, bi urte terdikin eskatzen hasi zen (prest zegoelako) eta ez ginen saiatu, bakoitzak bere denbora behar du.

  6. Animo Esti!
    Seguro pentsatzen zenuen baino errazago kentzen diozula pardela. Uda ostean kontauko diguzu zer moduzko esperientzia izan duzun.

  7. Bueno, eta ume txikiak dauzkazuenok beste aukera bat duzue (ia zein animatzen den honetara!): Comunicación de la Eliminación delakoa da, http://familialibre.com/blog/articulos/higiene-natural-infantil/comunicacion-de-la-eliminacion
    Oso ekologikoa, pardelik erabili gabe hasieratik… Uff!
    Una opción más ecológica es dejar el pañal lo antes posible. A ver quién se atreve con esto: Comunicación de la Eliminación. Si lo probáis, no dudéis en contarnos vuestra experiencia…

  8. kaixo berriro denoi!!!
    aurreko nire komentarioa idatzi nuenean arduratuta nengoen gai honekin, lortuko ote genuen edo….. baina oso pozik gaude!!! Paul-ek dagoeneko 5 egun daramatza pardel gabe, eta azken 3 egunetan ez ditu galtzak busti. Pixa eta kaka bere komun txikian egiten ditu eta bera ere oso pozik dago. Uste genuena baino errezagoa izan da, pardela kenduta zeukala esan genion, eta esan behar zuela gogoa zuenean. 3 aldiz edo pixak ihes egin baina listo!!!
    Oso pozik gaude denok Paulek eman duen pauso honekin. Zorionak Paul!!!
    Hori bai, inposible kantzontziloak jaztea, ez ditu begibistan ikusi nahi ere!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s