Frustrazioa Haurtzaroan | La frustración en la Infancia


Haur bat izan orduko entzuten dituzun lehen esaldiak dira ondorengo hauek: “ez ezazu besotan hartu, ohitu egiten dira eta”, “pixkaten negar egiteak ez dio gaitzik egingo”, “beti nahi duena lortu ezin duela ulertu behar du”. Ondorengo artikulu honetan ederki asko azaltzen digu Yolanda González-ek haurren beharrei premiaz erantzuteak dakarren onuraz eta atxikimenduaren garrantziaz.

Zer ahaztu dugu? Zer nahasten dugu mugei, hezkuntzari, autoritateari, frustrazioari eta abarri buruz hitz egiten dugunean? Ahaztu egiten dugu haurrek berez dutela gaitasuna bere behar premiazkoenak zein diren guk baino hobeto SENTITZEKO. Ahaztu egiten dugu, zentzutasunaren aurka doazen eskuliburu edo gomendioei jarraitzen diegunean, autonomia eta autoestimuaren prozesu naturalak behartzen ari garela, eta autoestimu egokia lortzeko nahikoa dela haurraren oinarrizko beharrak errespetatzea. Haien lehen mailako beharrei sentikortasunez eta enpatiaz erantzuteak bakarrik bermatzen du garapen psikoafektibo osasuntsua izango dutela.

Nori egin dio kalte inoiz besarkada batek, begirada maitekor batek edo gehien behar dugunean norbait alboan izateak? Nori egiten dio kalte maitasunak? Behar kulturalen frustrazioa behar afektiboen frustrazioarekin nahasten dugu. Frustrazio osasungarri bakarra kontsumismoaren zentzugabekeria geldiarazten duena da. Eraikitzailea ez den telebistaren kontsumismoa. Gehiegizko gozokiena. Badakigu erosiz eta erosiz hutsune eta gabezia afektibo handiak estaltzen ditugula, bai helduetan, bai haurretan. Eta gizarteak ez die mugarik jartzen behar huts horiei; aitzitik, bultzatu egiten ditu. Horiek dira modu adimentsu eta maitekorrean mugatzen ikasi behar dugun bigarren mailako beharrak edo behar kulturalak, eta ez beste batzuk. (Osorik irakurri)

En cuanto eres madre/padre comienzas a escuchar consejos como estos: “no lo cojas en brazos, que se acostumbran”, “llorar es bueno para los pulmones”, “tiene que aprender que no siempre conseguirá lo que quiere”. En el siguiente artículo sobre la frustración Yolanda González nos cuenta los beneficios de atender con premura las necesidades de nuestros hijos y de la importancia del apego.

Poco a poco, la sociedad nos transmite que debemos acorazarnos. Con una coraza rígida e insensible ante el dolor de los otros “porque la vida es así”. Poco a poco, nos distanciamos de nuestro instinto protector, y de nuestro sentido común, para ser máquinas que responden al sistema, con sumisión. Aceptamos las normas, aunque sean irracionales, y formamos parte del engranaje.
¿Qué hemos olvidado?  ¿Qué confundimos cuando hablamos de límites, educación, autoridad, frustración…?.
Olvidamos que ese bebé y ese niño, tiene una innata capacidad, para SENTIR mejor que nosotros-as cuáles son sus necesidades más imperiosas. Olvidamos que, siguiendo a manuales o recomendaciones que dinamitan el sentido común (el más escaso de los sentidos), violentamos el proceso natural de autonomía y auto-estima, que se forma tan sólo desde el respeto a sus necesidades básicas. Tan sólo una respuesta sensible y empática a sus necesidades primarias, garantiza un desarrollo psicoafectivo saludable.
JAMAS, debemos de frustrar las necesidades afectivas. ¿ A quién le ha hecho daño un abrazo, una mirada cálida o una presencia en los momentos de mayor necesidad? A quién le hace daño el amor? (Leer el artículo completo)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s